Ya Soy Emprendedora

yasoy

Así que ya eres una emprendedora…

Este proceso no ha sido fácil porque más allá de todo el quehacer propio de una mujer , muchas veces madre también, tomaste la decisión de emprender. Sigue creyendo en ti, en tu proyecto y en tu idea de negocio, porque aunque los beneficios tarden en llegar, en algún minuto llegarán y te sentirás completamente realizada.

Piensa cuánto tiempo llevas en tu emprendimiento y ve si se han cumplido tus metas, ten claro que siempre lo que hacemos bien, lo podemos hacer mejor. Realiza una autocrítica de tus expectativas y enfréntalas con la dinámica que actualmente tiene tu negocio.

En esta etapa es necesario que estés formalizada legalmente, cuentes con asesoría contable adecuada y con plan de marketing más sólido, bien sabes que una casa ordenada funciona mejor.
Si sientes que no te está yendo tan bien como esperabas, o que tu negocio está estancado, es necesario replantearse las cosas, quizás hay alguna estrategia que no está bien desarrollada, hay problemas en la cobranza o no estás vendiendo lo necesario para cubrir los gastos, por ejemplo. Muchas veces es incómodo criticar tu negocio, pero es de total relevancia que encuentres pronto el error que se está cometiendo.

Proyecta tu empresa a corto y mediano plazo, traza metas diarias, semanales y mensuales, cúmplelas al pie de la letra y verás como crecerá tu negocio. Roma no se hizo en un día y todo emprendimiento es como un hijo o una planta que la vemos crecer a diario, que nos da preocupaciones o cosas bellas como una flor.

Cree en nosotras, tenemos lo que necesitas para seguir creciendo, herramientas, asesorías y muchas mujeres como tú. ¡Te esperamos!